miércoles, 22 de agosto de 2007

Ya llueve otra vez

Así me he sentido hoy cuando he salido a correr bajo la lluvia y sobre los charcos esta mañana.

Todavía era de noche y los coches y mi pies, de camino al circuito, disparaban, a los lados, el agua que encontraban bajo sí.

Todo el aire fresco en mis pulmones y un barrendero meticuloso, en la misma parcelita de hierba.

La mañana clarea y de los pequeños valles que no puedo evitar aun viéndolos, el barro a mis calcetines, a través de las rejillas zapateras.

Salpicones de lodo que me ascienden pantalón arriba. Y el microclima cálido dentro del chubasquero, me activa.

La parcelita, limpia.

Mis ojos consiguen leer al salto las anotaciones de tinta en la palma de mi mano. Pero mis dedos no atinan a dibujar, a brincos, los números que definen mi movimiento.

Un chico se une a la carrera. Él puede sentir la lluvia deslizarse por sus brazos y sus piernas. Pretendo componer con él los extremos de un diámetro (que no me alcance, mantener la distancia que nos separa).

La parcelita, más limpia.

Se intensifica la lluvia, y me convierto en un David empujando al Goliat de madera de raices enterradas, en el monigote que demuestra saber doblar y estirar sus extremidades, en el yogui concentrado sobre el banco de hierro forjado. (Ejercicios de estiramiento)

Y me alejo por el puente alto. Tres barrenderos en la parcelita; y una furgoneta. El chico, haciéndose borroso tras la cortina de agua.

7 comentarios:

Correoradelamuerte dijo...

Yo me limito a hacer los ejercicios de estiramiento 9, 10, 4, 8 y la versión en alzado (yo de pie) del 16, del primer enlace.

Correoradelamuerte dijo...

Las anotaciones de mi mano querían ser la planificación de un entrenamiento con "método contínuo variable". Es decir: "alternar tramos de carreras rápidas con otros de carreras lentas, de diferentes longitudes y ritmos, sin interrupción durante 30/60 minutos. Se recomienda utilizar éste método sólo una vez por semana..." (más sobre métodos de entrenamiento, en la siguiente entrada).
Pero tengo que pulir el método de memorización y cumplimiento de plan, y de registro de datos...

Spanjaard dijo...

Correora, tu blog es como un twitter, le vas añadiendo coletillas y postañadidos cada media horilla y, además, cada uno con más sustancia que el anterior de lo que se puede deducir que has pasado a la Web 3.0. Tú solita. Ole. Besos.

Spanjaard dijo...

... que es lo mismo que me pasa a mí. Se me olvida felicitarte por tu cross. Quédate con el consejo que le damos a los críos míos, que de rápidos tienen poco: los que no ganan son los que se quedan en casa.
Mas besos.

anita dijo...

que lindo que es correr bajo la lluvia! yo le tenia miedo a que en invierno no me gustara, ¡pero si, me encanta!

Correoradelamuerte dijo...

¡Nacida para postear! ;P
Gracias, Spanjaard :) Pero al próximo cross voy más entrenada; ¿Picos de Europa, tal vez...?

Anita, lo malo de la lluvia es querer no mojarse y no conseguirlo ¿verdad?. Lo bueno es no resistirse.

Besos a la diestra e incluso al siniestro.

anita dijo...

jaja, pero esa es la gracia... ¡mojarse!