domingo, 4 de noviembre de 2007

En jarras

Una tingua de pico verde me miraba, lo que debe ser de frente para ella, de costado para mí.
Yo empujaba el árbol, contenía el resorte de mi pierna doblada, plegaba una y estiraba otra a ras del suelo. Y ella, ahí, con su pico y su pulserita verdes, recelosa, como yo.

Sobrepasé la furgoneta-consigna y me disponía a agregarme a la corriente de participantes que calentaban, cuando oigo que me llaman.
Es una mujer veterana avanzada con varias medallas en competiciones nacionales y europeas, con la que he coincidido en las dos últimas carreras. Nos ponemos a trotar. Me dice que va a correr conmigo, que ya ha avisado para que no se preocupen... Le digo que cuando lo vea, que siga para adelante, que yo iré a menor ritmo.

Saludo a otro chico que conocí en el Jurásico (¿un viejo amigo? No. Le conocí en la "Carrera del Jurásico").
Vamos los tres juntos por "el kilometrín", el circuito del emblemático parque de Isabel la Católica, en Gijón, y yo, me convierto en una corredora obstruccionista que intenta recorrer la distancia más pequeña posible con la mayor lentitud -todo se incluye en mi tacómetro-.

Despegamos desde el fondo. El tumulto me viene bien, pero pronto se disuelve.
Mi compañera de carrera me advierte que le parece que voy muy rápido. Es mi idea, aminorar, pero no lo consigo.
Un policía motorizado nos anima a acelerar para no quedarnos descolgadas. De modo que por fín logro ralentizarme...
Dialogo con la veterana avanzada. Por alguna razón, me dice que yo no diga nada que ya habla ella... Y yo lo agradezco infinitamente.
Me pregunta a menudo que cómo voy, me marca los kilómetros hechos cuando aun falta, y me dice los pocos restantes cuando ya la tenemos prácticamente hecha.

Los agentes devuelven al orden a esos peatones con tablas de surf que pretenden atravesársenos a escasos metros por delante. Aunque no pueden hacer nada con esas bocinas que se escuchan.
Al oirlas, me recreo en la idea de venganza por las veces que alguno de ellos me habrá increpado al volante o lo hará, injustificadamente, un día de éstos.

Se me ocurre que el motorista adjunto no pierde el equilibrio ni se le cala la moto, y eso debe ser una buena señal acerca del ritmo que llevamos. Aunque siento curiosidad por el dato inverso de Km/h e intento ojear el velocímetro. Desisto porque me aturullo con el salpicadero.

Nos aproximamos al final, kilómetro 11'7. Gente con dorsales, ya de recogida, avanzan hacia nosotras y nos dedican palmas y jaleo. Nos crecemos.
En las puertas del estadio, otro chico que se adelanta. Mi compañera da un gritito ilusionado, se desvía ligeramente y besa al chico.
Seguimos. Dos corredores nos advierten de que lleguemos hasta la tercera meta. Ahí está.
Puedo escuchar el clamor de las gradas.

Los hombres con lector reclaman a mi compinche, que pasa de largo.
Los cajeros nos leen los código de barras.

Otro conocido de competiciones se me acerca -esta vez no ha participado-. Las puertas abiertas de la furgoneta-consigna dejan ver la última mochila que queda por recoger.
Espero resultados y entrega de trofeos con los "corredores de la curva": 1:08:36.

Yo llevaba un billete ligero para unas sanas cañas, pero he terminado rodando 2000 metros en el kilometrín...

23 comentarios:

Correoradelamuerte dijo...

¡Qué agujetas! Todo sea por un culo "on the rocks".

Hoy, que sí he apretado exitósamente mi pulsómetro, ha registrado 1:08:12 (quítale 12...!)
Pulsación media: 166 Máxima: 182
Y, según entiendo, casi la totalidad del tiempo -1:04:30- al 94% de mi capacidad máxima.

Lo traduzco como que dando, más que nunca, el máximo (5'43"a 5'46" Km), he mantenido controladas las pulsaciones notablemente.

alicianuro dijo...

Oye, ese es un tiempazo! Como se van notando los entrenos, claro que sí. Enhorabuena!

Correoradelamuerte dijo...

Gracias Alicianuro.
Se lo debo a mi liebre. Si no, no me hubiera exprimido ese poquito más :)

Por cierto, tengo entendido que hay carreras en las que la propia organización pone atletas liebres a disposición de los participantes, para ciertas marcas presentables.

ELMOREA dijo...

Pues que sea en hora buena.
Me uno a Ali-cianuro, esos entrenamientos estan echando flor y fruto.

Mondo Gitane dijo...

Fenomenal crónica. Sí que esta Vd. hecha una fiera, y además con bonus de dos kilómetros... por cierto, cómo funciona eso de los códigos de barras? Es que a mí si me sacan del chip o de ir contando de memoria los segundos...

JMC dijo...

Ole, ole y ole, di que si Correrora, cada carrera un triunfo, así es como se disfruta de la vida, mu bien.

Rafa el Piltrafa dijo...

Ole!!! Corredora literata donde las haya... Está muy bien la crónica, estiramientos con ave incluída, no se preocupe por los surferos ni por los motoristas policias. Siempre hay gente maja dispuesta a ayudar, por eso es tan bonito esto del correr, no te parece?

Correoradelamuerte dijo...

Sí, Elmorea y mil gracias. Hasta ahora echarían brotes, capullitos o pulgón. Pero ésto último -que se llama "cross" pero se desarrolla toda por asfalto- es más lucido :)

El lector este de códigos de barras, Mondo Gitane, en un aparatillo de mano que, según llegas a meta, te arriman a la etiqueta adhesiva con el código de barras, pegada en tu dorsal.
Si para dos que llegamos descolgadas, no fue fiable (parecía que quedaríamos registradas con el simple gesto del organizador apuntándonos, y no, es que nos lo ofrecía), no quiero imaginar cuando llegaron simultáneamente el grueso de la carrera.
Epílogo: No es última tecnología ;P

Gracias, JMC. Eso es: sufrir, ¿pa qué? Pudiendo disfrutar... :)

Rafa, recuérdame que te pase la hoja de firmas-petición a la editorial ;P
Me encantó el gesto generoso de esta mujer :)

Rafa el Piltrafa dijo...

Por cierto, muy chula la foto... :-)
Lo de los 2 km de propina ya es ensañarse, eh? Háztelo mirar... :P

Correoradelamuerte dijo...

Sip, Rafa; un "picado" ;P

Los 2 Km. fueron por sociabilizar un poco y porque me dijeron que iba muy bien para la próxima carrera que vaya a hacer (no se sabe bien el efecto...)

anita dijo...

holaaa! y como es eso de un cross por azfalto? que me pierdo ;)

Felicitaciones! estamos igual, con agujetas !!!!!!!!!!!!!!!!!!! (hasta en el traste)

Correoradelamuerte dijo...

¡Anitaazaaa! ;)
Tengo que enterarme de eso, porque ni un centímetro de hierba o tierra.
Supongo que en su día sí que los habría.
Besote, champion :)

David Rodriguez dijo...

A eso se la llama narrar con simpatía una carrera esta clara que los entrenes están dando sus frutos animo y a seguir así.Un saludo

Barney dijo...

¡¡Muy bien correora!! Parece que le estás pillando el gustillo a darle a las zapas... Sigue así que lo estás haciendo muy bien... ya estás viendo resultados y cambios...¡Felicidades! Besitos

Pablo dijo...

Ya leí el otro día tu crónica, pero no tuve tiempo de comentar: que junto con los otros blogueros que corrieron maratones o ultramaratones el domingo, eres mi heroína del mes; estoy impresionado por tus progresos y por el sentido del humor con el que los llevas ! :-)

Correoradelamuerte dijo...

Gracias, David Rodríguez. ¡Por fin fructiferan! ;)

Sí que he progresado, Barney, pero no sé si estoy haciéndolo a lo bruto ;)

Al final, voy a asustarme con mi proeza, Pablo. A ver si me va a dar un algo...! ;)

Pablo dijo...

Una cosa, cuando dices en uno de los comentarios que llegasteis descolgadas, ¿significa que llegasteis las últimas o casi? Pues a ese ritmo que llevabais de 5'40-y-tantos, me parece entonces que no era una carrera muy popular que se diga... ¿No?

Correoradelamuerte dijo...

Sí, Pablo. Fuimos las últimas; en concreto, yo la más.
Me encanta tu observación sobre la popularidad de la carrera ;)

Rafa el Piltrafa dijo...

Estoy con Pablo... vaya nivel de prueba, si a 5:40 llegan las últimas!! Está muy bien, en las carreritas estas llanitas de por aqui te saldrías! :-)

Correoradelamuerte dijo...

Rafa: yo temía que me sacaran de la carrera por no cumplir un ritmo mínimo, tal y como avisaban.
Pero creo que funcionó mi soborno al jurado, al llevar la camiseta que compré por 1 € ;)
Pronto os hablo de llanuras, pronto...

il parra dijo...

La última carrera en la que participé fue la "Stramilano" en 1984 cuando tenía catorce años, eran 21 km... algunos años después trabajé en una tienda de accesorios deportivos (Longoni Sport-Intersport) donde vendía zapatos deportivos, no sé nada de las carreras pero entiendo de zapatos deportivos.
Ciao.

Correoradelamuerte dijo...

¡Una media maratón con 14 años!
Yo creí que a los niños había que protegerles de los vicios y las carreras largas, que aún tienen que crecer. (Lo digo por eso de los recorridos más cortos para las categorías más jóvenes en las competiciones).
Muy interesante controlar de calzado deportivo. ¿Es posible evitar que se te pongan las uñas negras y se te caigan?

Correoradelamuerte dijo...

Por correr, se entiende...